Le llaman Gita y es de Piaggio, y no es una moto

La robótica se desarrolla a un ritmo vertiginoso siendo muchas las empresas que se están reestructurando para no quedarse fuera de la transformación tecnológica que está cambiando nuestra sociedad. En medio de esta transformación forzosa se encuentra la insigne Piaggio, fabricante de la histórica moto Vespa. En este artículo vas a descubrir a qué se dedica actualmente con tanto éxito.

Fue en el dos mil diecisiete cuando el Grupo Piaggio se decantó por desarrollar aplicaciones por medio de la robótica gracias a una nueva sección de la empresa, la que se denomina Piaggio Fast Forward (PFF). En ese momento presentaron el proyecto de desarrollo de un robot con el fin de ofrecer al mercado un nuevo dispositivo inteligente.

Así conocimos quién iba a ser Gita, un robot creado para llevar objetos pesados mientras acompaña a su dueño.

Gita es un robot considerado para llevar materiales para uso individual para un máximo de dieciocho kilos.

En su primera versión, el robot llevaba tres cámaras en la parte delantera con las que controlaba si había personas y de esta manera, poder seguir a su propietario de forma autónoma por la calle. Tiene una geometría circular, con una altura de 56 centímetros y unos veintidós kilogramos de peso y en un principio podía alcanzar una velocidad máxima de treinta y cinco km/h.

El espacio en donde se depositan no es demasiado grande. Se calcula que puede entrar más o menos, un pequeño maletín, un PC portátil de 14 pulgadas y una cámara de fotografías.

Es un giro drástico en la producción de Piaggio desarrollar un robot social inteligente prácticamente desde cero y por ello debemos de aplaudirles. Al prototipo inicial de Gita le incluyeron algunas de sus características pero mejoraron otras.

Por servirnos de un ejemplo la velocidad fue bajada considerablemente a 9km/h. Normalmente puede parecer que sea una desventaja, la máquina de Piaggio ha evidenciado que está ajustada para un robot que tiene como objetivo seguir a los humanos.

Sus prestaciones se han mejorado con la variación que han realizado reduciendo su capacidad de batería. En estos momentos únicamente es capaz de seguir a la persona que esté delante a través de sensores visuales.

El robot únicamente está recomendando para transportar objetos por aceras o caminos bien asfaltado. Está totalmente desaconsejado andar por tierra, nieve o peldaños. Desde Piaggio indican que puede ascender y bajar pendientes con un 16 % de pendiente.

Debemos señalar que el dispositivo robótico no interacciona con las personas, ni filma vídeos ni saca fotos, no sea que creas que es un altavoz inteligente como Alexa de Amazon o el propio Siri.

Desde el propio robot se manejan las funciones de control. También puedes manejarlo desde una app que ha sido preparada para bloquear y desbloquear la tapa del cajón y revisar el nivel de la batería. Una de sus particularidades es que transmite mensajes de audio mediante Bluetooth. El robot ha sido equipado con una poderosa batería que le permite una duración estimada de 4 h y tan solo tarda en cargarse unas 2 h.

En el sistema de guiado usa una conexión WiFi a un cinturón específico que debe llevar el dueño del robot.

Aparte del robot Gita, Piaggio ha creado una versión mayor llamada KILO, con más capacidad de transporte destinada a empresas de correo. Sus creadores han diseñado esta versión orientado al mercado empresarial. Gita puede ser que sea empleado en campus universitarios, clínicas o grandes almacenes.

El robot de transporte GITA ha salido al mercado en 3 colores, que son rojo, gris o bien azul. Eso sí, el alto precio de Gita es lo que de momento ha impedido que lo veamos con mayor asiduidad en nuestras calles. Si estás planteándote comprarlo debes ahorrar en torno a unos 3.000€.